BILLETES, FICHAS, ACCIÓN DE CAPITAL SOCIAL Y BOLETOS DEL FERROCARRIL Y MUELLE DE ETEN

EL LEGADO HISTÓRICO COLECCIONABLE DE ETEN


Elmer Fernández Gastelo

El año 1874 fue el año de despegue económico para la región Lambayeque y especialmente para Eten, el primer ferrocarril del departamento ya había iniciado sus labores a mediados del año 1872 junto a un muelle  construido sobre las aguas marinas de este distrito. En aquella época nuestro país tenía el privilegio de producir el azúcar de mejor calidad a nivel internacional y cinco de las mayores fábricas azucareras se encontraban en nuestra región de Lambayeque, de las cuales Pomalca, Tumán, Cayaltí y Pátapo  realizaron la exportación de su dulce producto a través del ferrocarril y muelle de Eten.  La actividad portuaria que se desarrolló gracias al muelle y ferrocarril fue una gran fuente de trabajo para este puerto que produjo inmigración de otras regiones para realizar diversas actividades y de esta manera la población se incrementó considerablemente en este distrito. En el país la economía y especialmente la emisión de billetes estaba enmarcada en la época de la banca libre, en la que bancos, empresas de ferrocarriles, haciendas y otras empresas ponían en circulación billetes particulares.

Eten pone en circulación billetes de 5, 10 y 20 centavos el año 1877. Estos billetes a diferencia de Trujillo y Pasco en donde sus billetes fueron emitidos por las mismas empresas ferrocarrileras que operaban en su jurisdicción, en  Eten los billetes fueron emitidos por su municipalidad, esta emisión se justificaba por la gran escasez de fracciones de sol,  como los quintos, los dinos y medios dinos que eran acuñadas en plata. Cabe mencionar que Puerto Eten aún formaba parte del distrito de Eten y recién en 1906 es elevado el puerto a categoría de distrito.

El origen de estas  copias de billetes fue proporcionado por el coleccionista David Cotrina, quien manifiesta haberlas copiado de un antiguo libro que solo mostraba las imágenes de estos y  carecía de información al respecto.

Las fichas de Éten

La Compañía del Ferro-carril y Muelle de Eten  puso en circulación unas fichas metálicas de valores de 10 y 20 centavos respectivamente elaborados en cobre, y según información de  antiguos pobladores, estas fueron de uso como medio de pago a los jornaleros de esta compañía de aquella época.

El uso de fichas con valores monetarios generalmente fueron de bajas denominaciones y bastante extendido en las grandes empresas ferrocarrileras, mineras, guaneras y haciendas. Esta práctica fue introducida por los ingleses desde el inicio de la era industrial con la llegada de los ferrocarriles,  especialmente si estas grandes empresas tenían una gran población cautiva, las había de: fichas salario, que servían como medio de pago; fichas de carretada y fichas de determinados productos: como las de la hacienda Pomalca que tenía ficha de leche, de carne. Muchas de estas tenían leyenda incusa, es decir  estampadas de un solo golpe, estas fueron elaboradas también en latón, así como en vulcanita como es el caso de la hacienda ganadera de Ucupe. Esta  práctica  se convirtió en abuso en muchas empresas ya que al elaborar sus propias monedas particulares, prácticamente controlaron  el consumo de sus obreros ya que estaban obligados a recibirlos, así como también a gastarlos dentro de la misma  y en la mayoría de casos, en sus tambos solo se expendían víveres, coca, tabaco y aguardiente. (Imagen del propietario Aldo Gonzáles Fuentes)




No hay comentarios.:

Publicar un comentario